QUITO (AP) — El Estado ecuatoriano evaluaba el lunes la pertinencia de mantener el equipo de guardias personales que acompañan al expresidente Rafael Correa, quien dejó el poder en mayo del año pasado y poco después se radicó en Bélgica.

El mismo exmandatario (2007-2017) suscribió un decreto disponiendo un equipo de seguridad para él, su esposa Anne Malherbe y tres hijos durante un año, plazo que termina en diez días. En el documento también estableció que ese plazo podría acortarse o extenderse tras evaluaciones previas.

El ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, precisó que se esperan para los próximos días informes de las unidades de inteligencia acerca de la seguridad de Correa y su familia, tras lo cual se tomará una decisión.

Correa, radicado en Bélgica, tiene un equipo militar de ocho efectivos pagados por el gobierno ecuatoriano.