MADRID (AP) — El gobierno español anunció el viernes que reubicará los restos del fallecido dictador Francisco Franco, de un grandioso mausoleo estatal a una tumba más discreta, antes de que comiencen las campañas para la cuarta elección general de España en la misma cantidad de años.

Los familiares del general que gobernó España entre 1939 y 1975 serán notificados con 48 horas de antelación de la exhumación privada que se llevará a cabo el 25 de octubre, informó Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno de España en funciones.

“El dictador no puede estar en una tumba de Estado”, dijo Calvo, quien agregó que reubicar los restos de Franco del mausoleo en el Valle de los Caídos supone “cerrar con dignidad rotundamente lo que no era digno 40 años después”.

Tras una complicada batalla legal y de relaciones públicas con los nietos de Franco, el gobierno recientemente despejó el camino para la exhumación a través de una serie de sentencias del Tribunal Supremo. Sin embargo, sólo existe una pequeña ventana de oportunidad para completar la tarea antes de que inicien las campañas el 30 de octubre.

El presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, está tratando de permanecer en el poder tras la elección del 10 de noviembre. La oposición de los nietos y del abad del Valle de los Caídos ha obstaculizado la determinación que mostró el presidente interino de mover los restos del dictador.

Una funcionaria que pidió anonimato por no estar autorizada para hablar del tema públicamente, dijo que la reubicación crucial probablemente se lleve a cabo entre el 18 y 22 de octubre.

Agregó que el gobierno todavía considera trasladar los restos en helicóptero a la nueva ubicación, en el pequeño cementerio público El Pardo en las afueras de Madrid.

La fallecida esposa de Franco, Carmen Polo, está enterrada ahí en un nicho bajo la privada capilla familiar. El cementerio amurallado está ubicado a tiro de piedra de El Palacio Real El Pardo, que fue la residencia oficial de los Franco.

Los preparativos para la reubicación comenzaron poco después del anuncio de Sánchez. Los empleados del Valle de los Caídos cerrarán el sábado a los visitantes.

El enorme mausoleo, ubicado entre montañas rocosas a unos 50 kilómetros (30 millas) al noroeste de la capital, también tiene los restos de 34.000 personas, la mayoría nunca identificadas, de ambos lados de la Guerra Civil española.

Al conflicto le siguió el levantamiento militar de Franco contra el gobierno republicano de España. La nostalgia por el dictador nunca se disipó por completo y nuevas asociaciones y grupos nacionalistas ultracatólicos luchan por preservar el legado del régimen franquista.