LA PAZ, Bolivia (AP) — La Armada argentina descartó que la imagen detectada a 477 metros de profundidad en el Atlántico sur corresponda al submarino perdido hace 17 días con 44 tripulantes, por lo que continuará la búsqueda a mayor profundidad, informó un oficial.

Un sumergible ruso no tripulado “verificó visualmente” la imagen borrosa detectada con anterioridad y “se confirmó que no corresponde al casco del submarino” perdido sino a un pesquero hundido, dijo el sábado por la tarde Enrique Balbi, vocero de la Armada, en un segundo parte.

La esperanza que generó esa imagen se desvaneció con el último informe. La Armada “lamenta que sin un riguroso análisis se haya despertado lógicas expectativas en las familias y la sociedad, teniendo que enfrentar una nueva frustración”, acotó.

La búsqueda se trasladará el domingo a las otras tres señales detectadas que se encuentran a 700, 800 y 900 metros de profundidad, explicó. “No hay tiempo estipulado para esta fase”, se indicó, y continuará hasta agotar todos los medios.

Hasta ahora la búsqueda del submarino ARA San Juan ha sido infructuosa, por lo que la Armada descartó desde el jueves las tareas de rescate de los 44 tripulantes.

“El ambiente extremo, el tiempo transcurrido y la falta de cualquier evidencia impiden sostener un escenario compatible con la vida humana”. “Son horas de intenso dolor y angustia (de los familiares) ante la pérdida de sus seres queridos, nuestros 44 camaradas”, dijo Balbi más temprano.

La víspera, familiares de los tripulantes que esperan en la base naval de Mar del Plata, a 400 kilómetros al sur de Buenos Aires, pidieron al gobierno que revierta la decisión de dar por finalizado el rescate.

Además de Rusia, la búsqueda de la nave también se realiza con el apoyo de Estados Unidos, Chile, Gran Bretaña y Brasil.

El submarino de fabricación alemana, en operación desde la década de 1980, desapareció cuando navegaba desde Ushuaia, en el extremo austral de Argentina, hacia su base en Mar del Plata tras participar de un ejercicio de adiestramiento.

El día de su último contacto se escuchó una explosión interna que fue captada por micrófonos subacuáticos, según el informe de la Marina.