COX'S BAZAR, Bangladesh (AP) — Bangladesh entregará una parcela de terreno para habilitar un nuevo campamento que recibirá a los cientos de miles de musulmanes de la etnia rohingya que huyen de la violencia en Myanmar, dijo un funcionario el lunes.

El nuevo asentamiento ayudará a liberar la presión sobre los ya existentes en el distrito fronterizo bengalí de of Cox's Bazar, a donde han llegado casi 300.000 rohingya desde el pasado 25 de agosto.

"Los dos campos de refugiados están más allá del hacinamiento ", dijo la portavoz de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados, Vivian Tan.

Otros recién llegados eran derivados a escuelas o se apiñaban en asentamientos improvisados sin saneamiento a lo largo de carreteras y campos abiertos. Los recursos básicos escaseaban, incluida la comida, el agua potable y la asistencia sanitaria.

Pese a esto, los refugiados siguen entrando a Bangladesh. Un reportero de The Associated Press fue testigo de cómo cientos de rohingya llegaban a la frontera en Shah Puri Dwip el lunes.

"Mañana esperamos un transporte aéreo de suministros de emergencia para 20.000 personas”, agregó Tan.

La primera ministra del país, Sheikh Hasina, ofreció ocho hectáreas (dos acres) de terreno cerca del campo de Kutupalong "para construir refugios temporales para los rohingya recién llegados", según una publicación realizada el lunes en Facebook por Mohammed Shahriar Alam, ministro de Asuntos Exteriores.

El gobierno comenzará a registrar a los rohingya que entren al país el lunes, agregó el funcionario. Está previsto que Hasina visite a los refugiados el martes.

Las agencias humanitarias se han visto sobrepasadas por la llegada de rohingya procedentes de Myanmar, muchos de ellos hambrientos y traumatizados tras días caminando por la jungla o luego de una travesía en abarrotadas embarcaciones de madera.

Muchos relatan historias similares: de soldados de Myanmar disparando indiscriminadamente sobre sus aldeas, quemando sus hogares y advirtiéndoles que morirán si no huyen. Algunos dicen que fueron atacados por turbas budistas.

El hospital estatal de Cox's Bazar está desbordado por la llegada de rohingya. En las dos últimas semanas ingresaron 80 con heridas de bala e infecciones graves. Al menos tres de ellos sufrían lesiones por minas antipersona, y decenas se ahogaron en naufragios.

La violencia y el posterior éxodo comenzó el 25 de agosto, cuando insurgentes rohingya atacaron puestos de la policía y de paramilitares de Myanmar en lo que presentaron como una iniciativa para proteger a su minoría étnica de la persecución de las fuerzas de seguridad en un país de mayoría budista.

___

Alam informó desde Daca, Bangladesh. El periodista de AP Ashok Sharma en New Delhi contribuyó a este despacho.