SAO PAULO (AP) — La policía brasileña allanó las casas de ejecutivos y exejecutivos de la mayor compañía empacadora de carnes del mundo, cuyos testimonios implicaron al presidente en un caso de corrupción.

El expresidente de JBS Joesley Batista se entregó a las autoridades el domingo tras una orden de arresto emitida luego de acusaciones de que ocultó información cuando firmó un acuerdo con la fiscalía.

Una firma de relaciones públicas dijo el lunes que la policía estaba ejecutando órdenes de allanamiento y confiscación en las casas de Batista y de otros dos ejecutivos. La policía dijo que allanó además la vivienda de un exfiscal acusado de manipular testimonios.

Las declaraciones de los ejecutivos de que JBS sobornó a numerosos políticos son la base de una imputación contra el presidente Michel Temer. El mandatario niega las acusaciones y el Congreso determinó que no puede ser enjuiciado mientras esté en el puesto.